Universidad privada contra universidad pública

El porcentaje de estudiantes que asisten a la universidad ha aumentado en los últimos años, creando un debate nuevo: ¿universidad privada o universidad pública?

universidad privada y publica

Tomar la decisión correcta entre una universidad pública y una universidad privada puede ser una elección complicada.

Hay muchos factores en juego, para elegir entre una opción y otra, así que aquí hay algunas preguntas claves para decidir.

¿Qué tipo de estudiante eres?

Los estudiantes que tienen problemas para concentrarse o que se distraen fácilmente pueden necesitar un entorno más estructurado donde haya más atención individual.

Esto pueden ofrecerlo las universidades privadas, pues tienen mejores esquemas de organización.

El lugar donde vives hace la diferencia

Es una triste verdad que algunas universidades públicas son mejores que otras. Dada la naturaleza dispar de los fondos, hay una diferencia en cuanto al tipo y la calidad de las escuelas.

Los planes de estudio pueden ser afectados por recortes en presupuestos que dependen del gobierno y las administraciones en curso. Dependiendo del sector en el que vives, la calidad de la universidad pública puede variar, haciéndola más notoria frente a una universidad privada.

¿Una universidad privada es siempre mejor?

En cualquier discusión sobre las escuelas privadas frente a las públicas, parece haber un consenso general de que las universidades privadas son mejores académicamente que sus contrapartes públicas.

Este no es un dato caprichoso.  Las universidades privadas tienen ventajas que pueden impactar positivamente en el rendimiento de sus estudiantes, incluyendo:

Un control más inteligente sobre su matriculación de ingreso: al discriminar a estudiantes con dudas vocacionales, se reduce la tasa de abandono de clases.

Mayores recursos: al ser instituciones reguladas fuera de presupuestos de Gobierno, una universidad privada suele tener mejores recursos y materiales de enseñanza.

Regulación oficial: mientras que las escuelas públicas siguen las regulaciones gubernamentales, la certificación de los maestros, el plan de estudios y la evaluación de las universidades privadas, son libres de establecer sus propios estándares.

Esto significa que una universidad privada puede ser más innovadora y flexible, y puede enfocarse en las necesidades particulares de cada estudiante.

Además, pueden tener la ventaja de diseñar sus propios planes de estudio para mayor flexibilidad de su comunidad estudiantil, como programas de maestría, carreras cortas y diplomados.

Cada uno de estos factores es importante al considerar una institución privada frente a una pública. Al final, la elección radica en la calidad global que pueda ofrecerte. Medita bien tu elección y arranca tu preparación de forma integral.